Artículos

La información que más te interesa analizada por nuestros expertos.

{ }

La DGT comienza a denunciar infracciones grabadas por drones

A partir del 1 de agosto, Dirección General de Tráfico ha comenzado a usar drones para denunciar a los conductores que infrinjan la normativa de tráfico y seguridad vial, con motivo del inicio de la segunda fase de la Operación Salida del verano, que arrancó el pasado miércoles 31 de julio. Los drones se utilizarán prioritariamente para la vigilancia del tráfico en aquellos tramos en los que la accidentabilidad es mayor, para la protección de los usuarios más vulnerables (como ciclistas, peatones y motociclistas) y, para la vigilancia de las distracciones durante la conducción. También se utilizarán para la vigilancia de las operaciones y movimientos especiales que implican grandes desplazamientos por carretera, así como para reforzar el apoyo en las misiones ordinarias desarrolladas por los helicópteros y en las misiones de emergencia, que por su gravedad incidan notablemente en la circulación y la seguridad vial. Actualmente, DGT cuenta con 11 drones, 3 de ellos certificados por el Centro Español de Metrología (CEM), que son los primeros a ser utilizados para denunciar las infracciones a partir del 1 de agosto y, los 8 restantes, seguirán utilizándose para la regulación y gestión del tráfico. Además, está en proceso de licitación la adquisición de otras 20 unidades que una vez suministradas y certificadas se incorporarán a las labores de vigilancia y control del tráfico. La infracción captada por drones podrá ser notificada en el acto por un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil o ser tramitada posteriormente por las autoridades competentes. Todas ellas, dispondrán del fotograma correspondiente con la evidencia de la infracción cometida por el conductor.  La incorporación de los drones es la última innovación aplicada por la DGT para controlar el tráfico en las carreteras, en donde el año pasado fallecieron 1.806 personas. Antes de los drones, Tráfico había incorporado los helicópteros Pegasus y, en los últimos años, ha venido aumentado el número de radares fijos y móviles que controlan la velocidad de los conductores. ¿DÓNDE ESTÁN LOS RADARES DE TRÁFICO? Según información actualizada por la DGT a 29 de julio de 2019, la provincia con más radares es Madrid, seguido de Sevilla, Valencia, Alicante y A Coruña. Debemos tener en cuenta que tanto el País Vasco como Cataluña tienen la competencia de tráfico transferida por lo que sus radares no entran en la información que publica la DGT. ¿QUÉ CARRETERAS TIENEN MÁS RADARES DE LA DGT? En cuanto a carreteras, las vías con más radares son en general vías nacionales, puesto que es donde se suelen producir más accidentes. Así, destaca el número de cinemómetros instalados en la N-232, la N-332, la N-340 y la N-120. No obstante, el ránking cambia si se distinguen las carreteras con radares móviles de aquellas con radares fijos, que suelen estar situados en autovías con más tránsito de vehículos.
CAMPAÑA VELOCIDAD Durante el mes de agosto, la DGT llevará a cabo una campaña de vigilancia y control de la velocidad. Durante una semana, del 12 al 18 de agosto, los agentes vigilarán que los conductores circulan a la velocidad que establece la vía, prestando especial atención a las carreteras convencionales, que son las vías donde se produce el mayor número de accidentes y de fallecidos.

Los requisitos para ser transportista se endurecen

Con la entrada en vigor de la modificación del ROTT el pasado 21 de febrero de 2019, se han producido una serie de cambios en los requisitos y las pruebas para la obtención del «Certificado de competencia profesional para el transporte por carretera». Dichas modificaciones vienen impuestas en aplicación de lo dispuesto en el artículo 8.7 del Reglamento (CE) 1071/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, por el que se establecen las normas comunes relativas a las condiciones que han de cumplirse para el ejercicio de la profesión de transportista por carretera. Uno de los cambios importantes es el endurecimiento de los requisitos de formación previa para acceso a la profesión de transportista; por lo que, a partir del 1 de julio de 2020, únicamente podrán concurrir al examen de competencia profesional, las personas que acrediten hallarse previamente en posesión de alguno de los siguientes títulos de formación:

  • Título de Bachiller o equivalente.
  • Título de Técnico, acreditativo de haber superado las enseñanzas de una formación profesional de grado medio, sea cual fuere la profesión a que se encuentre referido.
  • Título de Técnico Superior, acreditativo de haber superado las enseñanzas de una formación profesional de grado superior, sea cual fuere la profesión a que se encuentre referido.
  • Cualquier título acreditativo de haber superado unas enseñanzas universitarias de grado o postgrado.

Los exámenes que se realicen hasta el 1 de julio de 2020 seguirán siendo iguales que los realizados hasta el momento, según lo regulado en la Orden ministerial de 28 de mayo de 1999. Otro de los cambios importantes en relación con la obtención del certificado de competencia profesional, es la estructura del examen de competencia profesional, igualmente aplicable a partir del 1 de julio de 2020. Los nuevos exámenes a partir de esta fecha tendrán una estructura que constará de dos pruebas:

  • La primera prueba consistirá en contestar a 200 preguntas, cada una de las cuales contará con cuatro respuestas alternativas, sobre las materias que integran el programa.
  • La segunda prueba consistirá en resolver cuatro supuestos prácticos que requieran aplicar el conocimiento de las materias que integran el programa a casos concretos. A tal efecto, el aspirante, tras realizar los cálculos y valoraciones precisos, deberá elegir entre ocho respuestas alternativas en cada uno de los supuestos.

 El tiempo para la realización de cada una de las pruebas de que consta el examen será de dos horas. La prueba de preguntas concretas tendrá una puntuación máxima de 200 puntos. Cada pregunta correctamente respondida puntuará 1 punto y cada respuesta errónea se penalizará con 0,5 puntos negativos. La prueba de supuestos prácticos tendrá igualmente una puntuación máxima de 200 puntos. Cada supuesto correctamente resuelto puntuará 50 puntos y cada respuesta errónea se penalizará con 25 puntos negativos. Para aprobar el examen deberá obtenerse una puntuación no inferior a 100 en cada una de las dos partes.